jueves, 26 de junio de 2014

El premio Nobel en matemática o De cómo hay chisme en la ciencia


La chismografía es una actividad tan, pero tan humana que no hay manera de estar en un ambiente donde haya al menos tres personas y que dos de ellas no tengan algo que comentar de la otra. Algunos me tildarán de exagerado y no faltarán quienes quieran regar el chisme de que en realidad lo digo por experiencia propia, no obstante el asunto viene a colación por un embuste diseminado desde hace ya mucho tiempo, nada más y nada menos que en las más altas esferas de la ciencia. Se trata de la supuesta razón de la inexistencia de un premio Nobel de matemática. Resulta que a los chismosos les dio por decir que la esposa de Alfred Nobel -en pleno ejercicio matrimonial con el inventor- pasó algunos ratos agradables en la cama del matemático sueco Gösta Mittag-Lefler. A los chismosos, sin embargo, no les ha importado saber que Nobel murió soltero y ante esta evidencia han ripostado que en realidad el levante fue a la amante del inventor... ¡y que eso duele más!

La evidencia histórica parece convenir en una verdadera rivalidad entre los dos compatriotas pero su real naturaleza no está clara. Ambos -inventor y matemático- eran hombres dedicados al asunto de los negocios, actividad en la cual destacaron tanto como en el aspecto intelectual, entre otras cosas porque se proponían ser los primeros en cualquier actividad en la cual participaran. Para nadie es un secreto que poderoso caballero es Don Dinero y que, si es capaz de separar familias, no va a tener consideración con amistades. Sea como fuere, vale la pena observar que en la redacción del testamento de Nobel, los premios científicos deben concederse "al invento o descubrimiento" más importante. Esa redacción muestra que su propia condición de inventor -con la que amasó su considerable fortuna- definía un espíritu en la concesión del premio: se buscaba premiar aportaciones de orden práctico; la frase "invento o descubrimiento" habría sido difícil escribirla en relación con la matemática, ya que su primera parte -en la época de Nobel- se hubiera referido a un conjunto vacío. Un ejemplo interesante es que a Einstein no se le dio el premio por la teoría de la relatividad, sino por el efecto fotoeléctrico, cuyas consecuencias prácticas ya se conocían.

Como la chismografía es forma de mal decir (y quizás también de maldecir) vale la pena insertar en este artículo otra de las posibles motivaciones del premio Nobel. Alfred Nobel hizo su fortuna trabajando en la industria de armamentos: era un mercader de la guerra, y dentro de sus 355 inventos (bélicos, la mayoría) destaca la dinamita. Resulta que el hermano de Alfed, Ludvig, murió ocho años antes que el inventor; algún chismoso (se distinguen porque no verifican bien sus informaciones) al ver el apellido Nobel creyó que se trataba de Alfred y escribió un obituario al mismo, titulado El mercader de la muerte ha muerto. Nobel no reaccionó como el humorista Mark Twain que cuando leyó su propio obituario contestó: La noticia es cierta, pero algo prematura, sino que comenzó a preocuparse por la forma en que la posteridad lo recordaría. Eso bastó para que abandonara la carrera que lo había encumbrado a la fortuna y comenzara aquella que lo encumbró hacia la fama.

Para cerrar el asunto del Nobel, vale la pena comentar también que en las primeras emisiones del premio una de las personalidades consultadas para su concesión fue precisamente Gösta Mittag-Leffler, quien gozaba de amplio respeto en la comunidad científica internacional por su impecable carrera en el campo matemático. Ahora bien, Mittag-Leffler también conoció en 1901, en Gran Bretaña, al matemático canadiense J. C. Fields quien a su brillante carrera como investigador matemático, añadía un profundo sentimiento pacifista que lo llevó a rechazar y combatir, de maneras inteligentes, la segregación que después de la Primera Guerra Mundial hiciera la Unión Internacional de Matemáticos con los matemáticos provenientes de las naciones que integraban las llamadas "potencias centrales" (Austria, Alemania, Hungría y Turquía).

Cuatro años antes de su muerte, Fields propone un premio para promover la investigación matemática de largo aliento y desde su lecho de enfermo, donó 47000 dólares de su propio pecunio para alimentar los fondos de dicho premio. No logró ver los frutos de su propuesta, pero hoy el premio Fields se considera el Nobel de la matemática, aunque no se entrega todos los años sino que se hace cada cuatro años, comenzando desde 1936, aun cuando la guerra obligó a dar el segundo premio en 1950. Este año toca una entrega del premio. (Es solo una coincidencia que las medallas Fields se entreguen el mismo año de los campeonatos mundiales de fútbol, no obstante parece ser que la gente está algo más pendiente del fútbol que de la medalla Fields.) La medalla Fields solo la pueden obtener matemáticos menores de 40 años; según parece alguien dictaminó que de esa edad en adelante la creatividad matemática entra en un declive algo empinado. La medalla viene acompañada por 10000 euros, que se reparten entre todos los ganadores, que no pueden ser más de cuatro por entrega.

Recientemente el hipermillonario Yuri Milner, junto con el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg han creado un sorprendente premio para los matemáticos, del que dezconozco si lleva diploma o medalla, pero viene con la nada modesta suma de tres millones de dólares. Este año -el primero del premio- fue conferido a los matemáticos Jacob Lurie, Terence Tao, Maxim Kontsevich, Richard Taylor y Simon Donaldson. Algunos detalles los pueden conseguir en este enlace


El premio Nobel ha sido rechazado -voluntaria o involuntariamente- en seis oportunidades. En toda su trayectoria la medalla Fields no había sufrido ningún desaire, hasta que en 2006 el excéntrico Grigori Perelman, quien resolvió la Conjetura de Poincaré, decidió no aceptarla manifestando que no le interesaba ni ése ni ningún otro premio. Lo confirmó cuatro años después cuando rechazó el premio del Instituto Clay por la bicoca de un millón de dólares. Dijo: "No he hecho nada que valga eso" o algo parecido.

Cuando le comenté esta anécdota a mi esposa, ella -que, por lo visto, me tiene mucha confianza- me advirtió: "Mucho cuidado si a ti se te ocurre algo como eso". Le contesté que no se preocupara, que en mi caso "eso" no iba a suceder. No sé si entendió el sentido exacto de mis palabras, pero se tranquilizó.

6 comentarios:

  1. Muy bueno. Lo publicaré en Continuidad y Cambio de la segunda quincena de julio, si no tienes problemas. Saludos, LFT

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo, ameno por demás..!

    ResponderEliminar
  3. En realidad han existido matematicos galardonados con el premiio Nobel. Conozco bien dos casos. UNo es el premio Nobel de Literatura del año 1950 otorgado a Bertrand Russell ( Pienso que por su excelente libro Los Caminos de la Libertad). El otro es Herbert Hauptman, quien obtuvo el premio nobel de Quimica en 1985 por sus trabajos en difraccion de rayos X. En un concgreso de Cristalografia en Merida en 1989, trajeron al DR. haptman de invitado. Comparti la mesa con el en una cena y es una persona muy agradable.

    ResponderEliminar
  4. Claro, Francisco. Y también está John Forbes Nash, al que Sylvia Nasar le hiciera la biografía "A beautiful mind", que luego sería la película del mismo nombre en inglés y, entre nosotros, "Una mente maravillosa". Claro: ninguno se lo ha ganado en matemática porque no existe tal mención. Nash se lo ganó en economía, por el impacto que sus investigaciones en teoría de juegos tuvieron en esa rama.

    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  5. Épale, Douglas...Tampoco hay un premio Nobel en economía: https://es.wikipedia.org/wiki/Premio_en_Ciencias_Econ%C3%B3micas_en_memoria_de_Alfred_Nobel
    Creo que valdría la pena hablar de otros chismes como el de Platón hablando de la sexualidad de Pitágoras o la de los asesinos que mataron al que divulgó la presencia de un irracional, en un supuesto sancocho en alta mar...dónde buscar los argumentos en contra de los chismosos?...

    ResponderEliminar